Producimos hortalizas, frutas y verduras procedentes de cultivo ecológico de producción local en la huerta de Valencia

Ofrecemos productos sanos, frescos y sabrosos

No es necesario insistir mucho en el gran diferencial existente hoy en día entre el precio que reciben los agricultores por su producción en fresco y el que deben de pagar por los mismos productos los consumidores. Se habla continuamente de que este tipo de productos es de los que mayor presión está haciendo en el incremento del IPC en los últimos años. Y también de que es la gran distribución la principal causante de esta situación (ver los estudios publicados al respecto).

 

Pero, sin dejar de tener gran importancia este problema, pensamos que por encima existe otro de mayor calado: los agricultores no ven futuro a su profesión especialmente al sentirse perdidos en este mercado globalizado donde los precios van a la baja (en origen) y cada vez conocen menos qué productos son los que deben cultivar para poder salir adelante.

 

Con este panorama, campañas como “Salvem l´horta”, quedan poco menos que en papel mojado al irse vaciando cada día más la huerta de agricultores. Pensamos que la solución de la huerta pasa por la recuperación de la ilusión de los agricultores por su profesión (“Salvem als llauradors”) y para ello se debe cumplir como mínimo dos condiciones:

 

  • Que dominen sus producciones (fuera de los cultivos especulativos)
  • Que participen activamente en la distribución y venta de sus cultivos

 

En Saifresc pretendemos cumplir ambas premisas.

Producto local = mercado local

Las últimas décadas han ido alejando al agricultor de los consumidores, especialmente desde el comienzo de las exportaciones a Europa. El diferencial de renta existente entre España y el resto de los países europeos en las décadas de los sesenta y setenta era tan elevado que los mercados interiores no podían competir con los resultados que se obtenían exportando los productos a mercados como Francia, Alemania o Gran Bretaña.

 

Esta situación ha ido variando poco a poco y actualmente podemos afirmar que una buena distribución nacional bien pudiera ser más atractiva que cualquier exportación. Además, para dedicarse a la exportación son necesarias costosas infraestructuras que no siempre puede justificar su rentabilidad.

 

La concentración que ha sufrido la distribución en los últimos años en España (así como en el resto de los países dela UE) ha ido dificultando todavía más una distribución lo más directa posible entre agricultor y consumidor llegando a preguntarnos hoy en día si compramos lo que queremos o lo que los lineales de las grandes superficies nos ofrecen.

 

Por otro lado, ya hace años que se levantan voces críticas hacia una economía más razonable y sostenible que evite derroches innecesarios tanto de materias primas como de costosas infraestructuras. Dentro de esta filosofía podríamos englobar a la agricultura ecológica y otras similares: sistemas de producción que pretenden utilizar el mínimo de insumos necesarios para mantener la fertilidad de los suelos (así como cosechas rentables) sin utilizar productos de síntesis que además de ser fuentes de contaminación son de elevado coste de obtención (generalmente a partir de la química orgánica derivada del petróleo).

 

Pero una agricultura respetuosa con el medio ambiente que luego olvida estos principios en su comercialización para derrochar energía frigotransportándolos hasta remotas ciudades europeas quedaría en entredicho. Por ello, pensamos que una agricultura sostenible exige también una comercialización sostenible: producto local = mercado local.

 

Pero todavía podemos ir más lejos. El consumidor debe pagar un precio lo más justo posible por los alimentos que compra (además de que sean sanos y de las mejores cualidades organolépticas) y el agricultor debe percibir, así mismo, un precio acorde a su esfuerzo e inversión. Pensamos que una forma simple de lograr este equilibrio es la distribución lo más directa posible entre productor y agricultor.

Objeto de Saifresc

Saifresc tiene por objeto comercializar productos de primor cultivados en la huerta de Valencia a través de un canal de distribución directo para las familias y restaurantes del área metropolitana de Valencia.

El motivo es conseguir dar un mayor valor añadido a dichos productos con el fin de hacerlos rentables para los agricultores sin necesidad de que el consumidor los pague más caros. Éste obtendrá varias ventajas: comprando a precios competitivos obtendrá productos de gran calidad, frescos, sanos y cultivados mediante prácticas no contaminantes.

Valores del producto Saifresc

Saifresc se caracteriza por comercializar verduras y hortalizas cultivadas en la huerta de Valencia de forma sana y recuperando las mejores tradiciones para obtener una óptima calidad y sabor.

Estas verduras y hortalizas poseen los siguientes valores:

 

1. Valores esenciales para el consumidor:

Son aquellos intrínsecos al propio producto, tales como su sabor, forma, color, olor, valores nutricionales, etc. En definitiva, los que le corresponden como alimento y que primero busca el consumidor.

Los valores esenciales de los productos a comercializar son:

  •   Sabor y frescura:primar el buen sabor de los productos hortícolas. Este buen sabor está basado en los siguientes aspectos:
    • a.   Recuperación de los sabores tradicionales a través del cultivo de variedades locales, algunas actualmente desaparecidas o seleccionando las nuevas variedades por su sabor antes que por su productividad
    • b.   Recolección del producto en el momento oportuno de su maduración organoléptica (y no “comercial”) al no existir grandes distancias entre el campo y el mercado, evitando cosecharlo antes de su plena maduración
    • c.   Evitar el almacenamiento en frío con la consiguiente pérdida de valores organolépticos
    • d.   Siguiendo prácticas de fertilización orgánica que evitan los crecimientos rápidos mermando el sabor a cambio de grandes calibres
    • e.   Distribuyéndolo al consumidor en el menor tiempo posible tras su recolección (24-48 horas)
  •  Salud: se utilizan las buenas prácticas agrarias que evitan el uso innecesario de fitosanitarios de síntesis, obteniendo productos con cero residuos.

 

2. Valores añadidos:

Son aquellos que obtiene el consumidor además de los esenciales, tales como consumir productos respetuosos con el medio ambiente, conocer el origen de producción, colaborar en el mantenimiento de variedades autóctonas, etc.

Los valores añadidos podemos resumirlos en los siguientes:

  • a.   Mantenimiento de la Huerta de Valencia: con la compra de estos productos, el consumidor colabora en el mantenimiento de la huerta, sintiéndose integrado en ella, al alimentarse de sus cosechas
  • b.   Prácticas respetuosas con el medio ambiente: además compra productos que su producción ha sido respetuosa con el entorno, manteniendo la fertilidad del suelo de forma natural (con abonos orgánicos) y evitando la contaminación de las aguas y la atmósfera
  • c.   Recuperación de la tradición hortícola valenciana: gracias a que el agricultor obtendrá un precio justo por su trabajo se podrá mantener la centenaria tradición hortícola valenciana, a punto de extinguirse por falta de rentabilidad
  • d.   Conocimiento de las tradiciones hortícolas de Valencia: el proyecto tiene una vertiente pedagógica/lúdica, permitiendo a los ciudadanos consumidores y a sus hijos visitar la huerta de la mano de los horticultores para conocer las tradicionales prácticas de horticultura y riegos de Valencia
  • e.   Mantenimiento de la biodiversidad: al recuperar variedades autóctonas se recupera la biodiversidad, gravemente amenazada por las grandes multinacionales productoras de semillas. Los consumidores participan de este proyecto de recuperar lo local frente a lo global
  • f.    Mantenimiento de la trazabilidad: de esta manera, el consumidor puede conocer el campo, el agricultor y todos los aspectos del cultivo de los productos que consume e incluso puede ir a visitar a quien lo ha producido y su campo
  • g.   Evita el transporte innecesario: ya que la distancia entre la producción y el consumo es muy corta. De esta manera se evita el gasto de combustible evitando que importantes cantidades de CO2 se viertan a la atmósfera
Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
© HORTAVAL NATUR S.L.

Página web creada con 1&1 Mi Web.